A Carlos Elio

La primera media hora de la entrevista que Facundo M. le hizo a Oxoxo-Isti2.

FM: ¿Es usted un alienígena?

Oxoxo:  Sí, para efectos terrestres. Nací en el planeta Orgaiga, no revelo la ubicación en el cuadrante sideral… todavía. He sido un piloto, un transportador a través de nuestros sistemas solares. Todo hasta llegar a  este planeta, chocar con él… mejor dicho. Para mí ustedes son los alienígenas.

FM: Dice qué chocó con la Tierra.

Oxoxo:    Literalmente. Un fallo aún inexplicable nos impidió controlar la velocidad de entrada. Desperté estrellado en un desierto, mi tripulación muerta o desaparecida. Sin mi preciado cuerpo externo lo que quedaba de mí era una especie de pastosa nube electromagnética, muy densa, pero amorfa y desparramada por la gravedad. Las ventajas que tenemos en casa están pulverizadas aquí y somos minusválidos sin la infraestructura. Los humanos son perfectos para este ambiente, pero viven quejándose.

FM:  ¿Cuándo ocurrió eso?

Oxoxo:   Yo calculo (recuerde que los primeros días no tenía yo noción del tiempo) que hace entre 45 y 50 años.

FM:  Usted afirma que en poco menos de dos meses estaba en muy malas condiciones.

Oxoxo:   Pésimas. Mi cuerpo estaba hecho por y para el viaje que teníamos previsto a la soñada Tierra, era parte de la máquina de la nave. En todo caso llegué. Imposible volver a mi planeta, ni enviar señales que igual se demorarían más años que mi esperanza de vida. Estaba literalmente quebrado. Tenía que adaptarme a la Tierra en un tiempo imposible, digamos, menos de ocho meses.

FM:   Es increíble que su libro termina revelando que evolucionó hacia el humano pero no dice cómo ni porqué, y ahora se está mostrando por primera vez ante el mundo. (CHEQUEA SU SMARTPHONE) Me dicen que nuestra audiencia es global y total.

Oxoxo:   Me alegro. Soy un poco tímido pero ¿qué se le hace?

FM:  Sigamos ¿Qué hizo en tan patética, desesperada y dramática situación de cuasi-moribundo?

Oxoxo:   La única solución era salir del cuerpo creado alrededor de mí, un capullo orgánico que contenía mi campo electromagnético, y ocupar otro cuerpo, en este caso, humano. Si el experimento fallaba, los bits de mi pensamiento y vida se disolverían.

FM: He anotado: “Mi nube electrónica debía habitar otro cuerpo”.

Oxoxo:   (RISAS) No es tan fácil, ojalá. Eso se pudo luego de la mitad del tiempo saliendo del fango…

FM:   ¿Me confirma usted, pues, que ese cuerpo que estoy viendo en este momento es una adquisición, una emulación de Adán?

Oxoxo:   Oh, la metáfora de Adán es como mucho, mejor la del monstruo de Frankenstein.

FM:    Usted ha afirmado (en su libro que ha sido todo un best seller) que salir del cuerpo inoperante de la nave para colonizar otro fue “una hazaña con miles de posibilidades de fracaso”.

Oxoxo:     Por mucho. Era yo un campo electromagnético en un cuerpo ya inservible. Quizá lo que ustedes o nosotros en el mundo llamamos  “alma”. En mi mundo un alma podría perdurar en un cuerpo sin vida por varios meses. La descomposición natural desintegraba el alma tarde o temprano, a menos que migrara, es decir, pasara a un nuevo cuerpo. En mi sistema eso está totalmente controlado y resulta tan automático como la actualización de un sistema operativo. Pero en la Tierra se convirtió en un equivalente de los trabajos de Hércules.

FM:    ¿Cómo es eso?

FM:    Los “trabajos de Hércules” para este alienígena común y corriente no son otra cosa que la lucha contra la materia.

FM:    Una pregunta: ¿Cómo pensaba? Es decir, así carente de cuerpo…

Oxoxo:    Por supuesto pensaba y tanto que aumentaba sustancialmente la temperatura de mi entorno. Pero entendí que mi alma no podía desplazarse ni por el aire ni por el suelo. Tenía que viajar a través de organismos vivos. Eso en medio de la desesperación de ver mi “cuerpo” hecho pedazos e inoperante. Dado que tenemos una enorme capacidad adaptativa, ya mi “piel” se había recubierto de una gruesa capa orgánica-terrestre, fabricada al entrar a la atmósfera de su mundo. Pero no estaba hecha para andar autónomamente por ahí. Casi me di por muerto.

FM:    ¿Y qué pasó entonces que ahora lo puedo ver frente a mí?

Oxoxo: Fui invadido por gusanos.

FM:    Poco auspicioso.

Oxoxo:     (RISAS) …Al principio, pero fíjese que pude conectarme a estos animales (al empezar freí a algunos por accidente, hasta que calibré la carga y me fui introduciendo y disgregando en estos seres rastreros y básicos). Al comienzo enloquecían frecuentemente, luego menos. Muchos se extraviaron, fueron comidos y adentro de ellos millones de bits se perdieron… Tuvimos que aprender a concentrar la energía y a defenderla mejor. Ahí vino la primera posesión.

FM: Lo cierto es que se montó usted en esos triploblásticos hasta avanzar.

Oxoxo:   ¡Los amo! Por cierto. Son como… familia. Pero en el fondo es arrastrarse por los arenales, FM, lento y penoso. No pocos meses sino cuatro larguísimos años…

FM: La evolución concentrada en diez vueltas al Sol.

Oxoxo:   (RISAS)  ¿Evolución? Naa, invasión, lenta al principio, meteórica al final. Mis muchos bits junto a mis escasos átomos iban como gusanos de un borde del abismo al otro.

FM: La odisea de uno, (SEÑALA A OXOXO, LA CÁMARA PANEA FLUIDAMENTE HACIA EL ALIEN), de un guerrero, de un héroe de otros mundos que luchó solo ante un mundo despiadado que intentaba fulminarlo en mil pedazos.

(VAN Y VUELVEN DE COMERCIALES)

FM: Tenemos a Oxoxo en el estudio y hablábamos de lo complicado y heroico de lograr integrarse a organismos vivos para preservar su vida e ir especializándose…

Oxoxo:    A punto de extinción una ayuda inmensa que llegó de mi mundo: un paquete de información que se transmitía anualmente desde el inicio del evento con casi todo lo necesario para reconstruir el sistema. Allí había valiosos planos, solo información eso sí, pero era cuestión de organizar lo que quedaba y transportarlo dentro de gusanos hasta aves, luego mamíferos desde roedores hasta… bueno, usted lo ve.

FM: Pero no hay duda que tuvo que luchar mucho, casi al punto de completo colapso para poder aplicar lo que decía esa información inextricable e impregnada del polvo cósmico de millones de meteoritos.

Oxoxo:    Oh, claro, fue cuesta arriba trabajar de una vez con algo tan complejo como organismos vivos, en vez de piezas más sencillas, como transitores o cables.

FM: ¿Usted me va a contar cómo llegó a cada uno de esos animales, como saltó a la humanidad? Me lo ha prometido. Y me dirá qué lo llevó a revelar esto, a hacerlo público porque de ser como usted dice, creará un antes y después en la historia humana. (MIRA A LA CÁMARA) ¿Heroísmo al revelar grandes verdades o insaciable sed de atención y celebridad? Vamos a comerciales y ya regresamos.

(DE VUELTA)

FM: Gracias, gracias, aquí conversando con Oxoxo-Isti2 Obridris22atrinrirín de tantas cosas, gente nos llama, nos escribe.

Oxoxo:    ¿Cómo hacemos con tanta información mi estimado FM?

FM: Lo sacamos en varios episodios. Éste es el primero.

Oxoxo: Suena muy razonable.

FM:   Déjeme preguntarle algo. Supongamos que es cierto lo que afirma ¿Cómo ve una raza superior a una menos evolucionada, la nuestra?

Oxoxo:    Jaja todo lo contrario (y ésta es la primera vez que lo digo, considérese afortunado), ustedes los seres humanos son legendarios para nosotros… se especula tanto en mi mundo: que vuelan, que se autoreplican, que tienen alma electromagnética pero también atómica, integrada. Es nuestro ideal no logrado aún: la individualidad que ustedes sí. Nuestro mundo es electromagnético, carente de tejidos y cuerpos como piedras o animales. Lo que hacemos en este ámbito es lo que, me parece, los humanos llaman  paranormal.

FM:   ¡¿Ustedes consideran que los humanos tenemos algún tipo de superioridad?!

Oxoxo:    ¡Claro! Han (o hemos, porque usted ve que ya soy uno) logrado un equilibrio entre pensamiento y materia. Nosotros, al contrario, más pensamiento que materia.

FM:   ¿Y nos consideran superiores?

Oxoxo:    Evolutivamente sí, son más autónomos, pero con una limitación gigantesca: hardware y software viven y mueren juntos. Ahora he llegado a entender que el humano es exactamente como nosotros pero al inverso. Éramos pensamiento que aprendía a tener cuerpo y ustedes son, me perdonan, cuerpo que recién estrena el pensamiento.

FM:  Bueno, me alegra estar en esta generación, digamos, pensante… Hasta donde creo comprenderle. (MIRA A LA CÁMARA) Pero ¿Está nuestra generación a la altura de la responsabilidad que supone bregar con formas de vida inteligente extraplanetaria?

Oxoxo:    Una parte de ustedes, de nosotros (me incluyo) sí. Otra no. ¿Qué se le hace? Sigamos adelante. Hay que convencer a nuestros coterráneos que esta nueva capa evolutiva tiene que ejecutarse sin pausa de ahora en adelante. Los resultados serán inenarrables.

FM:  (MIRA A LA CÁMARA) Y por eso queridos amigos tendremos varios episodios para tratar uno por uno los aspectos claves de esta hazaña, de esta aventura que cada día hace temblar a una nación y a un mundo que se come las uñas ente cada palabra, cada oración, cada revelación del “inmigrante ilegal más famosos de la historia”.

Oxoxo:    Ya tengo residencia permanente.

FM:  (RÍE PROFUSAMENTE) ¡Sí, bienvenido, hagamos campaña para que lo nacionalicen pronto!

Oxoxo:    Mi libro está…

FM:  …en Amazon, ya lo íbamos a mencionar. Abajo en pantalla tienen la dirección web, pídalo ya. Ese libro ha abierto el debate pero también dejado innumerables preguntas.  Y usted responderá muchas de ellas en el resto de nuestra conversa. Hasta pronto queridos telespectadores.

Oxoxo:    Buenas noches.

FM:  Antes de irnos, leo la pregunta por email de una espectadora: ¿Tiene alguna religión?

Oxoxo: Sí, soy budista.

.

.

.


Imagen inicial: Composición de Ciberneticón.

Commentarios de Facebook

Comentarios