Compartir en:

Lo dan el sol, mi perro Riley y una amiga que tiene en casa de visita: Samba. La luz y las sombras no aceptan tonos de color. Riley mismo tiene en su pelambre una conjunción de día y noche, de amaneceres y crepúsculos. Fotos: Fernando Nunez-Noda.

dos-shadows3

El descanso en escala de gris.

dos-shadows5

“Huelo colores, pero están enterrados”.

dos-shadows6

“¿Es conmigo?”

dos-shadows2

Ok, la sombra es grande.

 

Compartir en:

Commentarios de Facebook

Comentarios