2016 es bisiesto, lo cual no tiene realmente mayor relevancia excepto como excusa para escribir un par de comentarios curiosos. He visto el doodle de Google, hermoso, sencillo, un conejito-día que se mete entre dos que durmen. Pronto los tres sueñan y el año sigue con un día de más.  Hago clic en el doodle, entro a los resultados y SEO mediante, veo la lista de artículos.

1. Me recuerda uno que a cada año de 365 días le sobra poco menos de un cuarto de día. Después de cuatro vueltas al Sol, hay un día de más que se suma al año siguiente.

2. ¿Qué pasa con aquellos que nacieron un 29 de febrero? Me entero que son pocos, relativamente. Hay unos 648 por cada millón de personas. Solo 5 millones en un mundo de 7,3 mil millones de seres humanos.

3. Sabemos que los nacidos el 29 de febrero celebran sus cumpleaños hoy pero ¿cuándo lo celebran el resto de los años? Hay asociaciones de Personas que Nacen en Años Bisiestos. Tienen intensa actividad en línea, en grupos dedicados al tema, son como una hermandad que carece de cumpleaño fijo. Las encuestas que hacen dan casi un 50-50 de quienes lo celebran el 28 de febrero o el 1 de marzo.

4. Hay un tópico legal con las fechas de cumpleaños. Afecta licencias de conducir, activación de servicios, las computadoras no hallan un match entre un nacimiento el 29/feb y un febrero no bisiesto, hay que crear un algoritmo pero no hay base legal para tal algoritmo. Por eso siempre se llega a acuerdos, que un juez puede validar: se decide por una u otra fecha y ya. De resto, si nos apegamos al calendario, una persona de 40 años habría “cumplido” años solo 10 veces.

5. Se me ocurre una paradoja perversa. Alguien le deja una fortuna a X que nació un 29 de febrero, pero cuando cumpla -por  decir algo- 18 años, cosa que ocurre un año no bisiesto. La condición dice que debe ser pagado luego del 28 de febrero y antes del 1 de marzo. Solo un tribunal puede resolver eso, a menos que se descubra que entre el 28 de febrero y el 1 de marzo en efecto hay una fracción de día. Ese pedacito ya da validez a un 29 de febrero microatómico. En fin…

6. Hay muchos ajustes en los años bisiestos. Si son divisibles entre 100 se saltan. El año 1900 no tuvo 29 de febrero cuando debió, pero el 2000 sí. ¿Por qué? Ah, porque 2000 es también divisible por 400 y en ese caso, no aplica. Son múltiples ajustes que deben hacerse, más exactos cada vez pero lejos de la máxima precisión.

7. Hay países y momentos que han introducido un 30 de febrero en el calendario. Los suecos en 1700 (cuando incluían la actual Finlandia); la Unión Soviética en 1931, tratando de lograr que todos los meses del año tuvieran 30 días. No funcionó, como tampoco tuvieron éxito con el afán de eliminar los domingos para aumentar la productividad. Tuvieron que restituirlo en 1940. 

8. Los años no bisiestos empiezan y terminan el mismo día de la semana.

9. Para que sea pertinente este post debe publicarse un 29 de febrero. Así que lo programo para republicase el próximo 29 de febrero del 2020.

Commentarios de Facebook

Comentarios